Me duele contar historias tristes, pero así las quito de mi mente… (Carlos Giménez)

gimnez

El dibujante y guionista habló ayer en Palma de la Guerra Civil, conflicto que aborda en su último trabajo, ´36-39. Malos tiempos´, de su oficio y sus proyectos

“No he sido neutral en mi vida. Debajo del paraguas de los neutrales casi siempre hay un fascista vergonzante. No puedo ser neutral ante el fascismo, aunque he hecho muchos esfuerzos para ser objetivo y contar también los crímenes del lado propio”, señaló ayer en Palma Carlos Giménez. El dibujante y guionista, cronista de la transición política en la trilogía España Una, España Grande y España Libre, participó en una mesa redonda que versó sobre los desastres de la Guerra Civil desde la óptica del cómic, un acto que se desarrolló en el Casal de Joves de Llevant y en el que también estuvieron presentes el profesor de Historia Contemporánea Antoni Marimon, el vicepresidente de la Associació Memòria-Històrica de Balears, Manel Suárez, y el crítico de cómic Jaume Salvà i Lara.

El autor de 36-39 Malos tiempos, serie de cuatro libros de historietas dedicados a narrar y mostrar el día a día de los españoles que vivieron la Guerra Civil, explicó que en su obra deja a un lado a los héroes y a los generales, las batallas perdidas y ganadas, para centrarse en la vida cotidiana de las gentes, “las pobres gentes que padecieron el miedo a la muerte y la miseria”.

“Los que ganaron la Guerra ya hablaron de ella durante setenta años. Los que no la ganaron también tienen cosas que decir. Aquella fue una guerra en la que media España sufrió el abuso y el exterminio. Fue una guerra de demócratas contra fascistas, y las pistolas las tenían estos”, espetó.

Giménez, a quien hace cinco años el Gobierno le concedió la Medalla al Mérito en las Bellas Artes, confiesa que le “duele contar historias tristes, pero me sirve de exorcismo, para quitarlas de mi mente”.

Autodidacta total, asegura que “un dibujante nunca termina de aprender” y se desmarca de los grandes, en un ejercicio de modestia: “A mí me falta talento, tengo demasiado buen paladar como para que me gusten mis propios guisos”.

Giménez se define como “un contador de cuentos” que necesita creerse las historias “para contarlas con sinceridad”. En el cajón tiene preparadas un buen número con carpetas sobre temas que prefiere no adelantar, aunque reconoce que en el futuro le gustaría disfrutar como dibujante: “El guionista cabrón que llevo dentro solo me impone temas feos y tristes”.

G. RODAS

Vía DiariodeMallorca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: