Las figuras detrás de “The Spirit”

eisner_miller

El filme de las navidades se basa en la obra del historietista Will Eisner, y lo dirige Frank Miller.

“The Spirit”, una de las películas de las navidades, tiene dos historietistas detrás: Will Eisner, creador del personaje, que murió hace casi cuatro años, considerado el más influyente historietista estadounidense, y Frank Miller, que después de revolver los cómics de superhéroes en los 80 inició una carrera en el cómic independiente y ha derivado hacia el cine, últimamente como co-director de “Sin City”, basada en su serie negra, y con la adaptación de “300”, su visión de la batalla de las Termópilas en novela gráfica. No son dos tipos cualquiera.

En sus 88 años, Eisner vivió tres vidas con dos talentos inseparables: el empresarial y el artístico. Creó formatos para explotar sus narraciones: en los años 40, un tebeo que insertar en los periódicos; en los 60, la “novela gráfica”, hoy solución editorial para el cómic independiente y las historias intimistas. Cuando los dibujantes cobraban al peso y regalaban los originales, él redactaba contratos que retuvieran sus derechos. Murió dibujando y dando lecciones de narración como profesor y reputado historietista.

Eisner está prácticamente en toda la historia del cómic estadounidense. A los 19 años publicaba en una revista profesional junto a Bob Kane (creador de “Batman”) y a los 20 tenía su primera sociedad, Eisner-Iger Studio, un taller que producía cómics y en el que trabajaba Jack Kirby (que llegaría a ser el rey del “comic-book” con “Capitán América”, “Los 4 Fantásticos” y decenas de superhéroes más).

Insistía en definirse como empresario, dedicación que su madre -una madre judía como las que satiriza Woody Allen- apreciaba más que la de artista. Para los años 40, estaba solo al frente de una sociedad y en ella creó “The Spirit”, el detective muerto y mínimamente enmascarado. Los periódicos editaban tiras diarias y páginas dominicales. Eisner les creó un tebeo de 16 páginas con historias completas que abría “Spirit”. No fue en las mejores cabeceras (las de Hearts y Pulitzer tenían sus propias distribuidoras de cómics), pero sí en un buen número de ellas.

En 1942, con Estados Unidos entrado en la II Guerra Mundial, fue movilizado. Como judío había movilizado sus historietas haciendo luchar a su personaje contra nazis y quintacolumnistas, pero como persona había pasado de chaval a artista y empresario dentro de un estudio, sin apenas vida privada. Sus personajes siguieron y en el Ejército se las apañó para trabajar en tareas de propaganda y de pedagogía visual de un concepto nuevo, el mantenimiento preventivo, que evitaba averías y reparaciones. Eisner le sacó a la guerra una relación con el Ejército de la que vivió en exclusiva durante más de veinte años y un alejamiento temporal de “The Spirit” que le dio perspectiva. A su regreso al personaje en 1945 creó una etapa inolvidable y madura en la que se adelantó en la forma de representar a los personajes femeninos, atractivos y libérrimos, en plantear la corrupción política y en narrar al modo del cine negro, combinando humor y acción con igual ironía. “Spirit” siguió hasta 1952, aunque acabó en declive.

Trabajando para el Ejército, desapareció para los lectores de cómic durante veinte años. En los años 70, los periódicos estadounidenses habían reducido el espacio dedicado a los cómics y en la calle había decenas de tebeos de superhéroes y vampiros dando guantazos y mordiscos. Ah, sí, y unos peludos dibujan historietas raras con experiencias de drogas que otros “hippies” querían comercializar bajo el sello “underground”. Uno de ellos, Denis Kitchen, había leído unas pocas viejas historias de “Spirit” y le habían impresionado. El joven alternativo y el maduro liberal coincidieron en 1971 en una convención de cómics celebrada en Nueva York que sirvió para redefinir el concepto que se tenía de los lectores y ver las nuevas posibilidades de mercado que daban los aficionados. “The Spirit” regresó para otros lectores y Eisner, 54 años, iba del brazo de “hippies” porque aquellas historias eran diferentes y de adultos, el público al que quería dar algo nuevo.

Lo hizo en 1978. Eisner quería ver su nombre en los mismos anaqueles que sus escritores favoritos y con un lomo similar, deseaba contar historias de la gente que había conocido a lo largo de su vida y tratar asuntos que no hubieran pasado por los cómics. Y necesitaba darse una explicación a que su hija Alice hubiera muerto de leucemia a los 16 años. Así salió “Contrato con Dios”, la primera novela gráfica de Eisner, considerada también la primera de este género. Eisner siguió haciéndolas hasta su muerte, dejando una crónica de su vida y del Nueva York de la Gran Depresión. Su última obra fue un ensayo en cómic sobre el antisemitismo y “Los protocolos de Sión”.

Frank Miller (Maryland, 1957) era veinteañero cuando le entregaron la agonizante serie de “Daredevil” e hizo de ella una caja de sorpresas narrativas y argumentales, llenas de referencias a “The Spirit”, pero con una violencia descarnada al gusto de los 80. Fue el autor estadounidense que introdujo la religiosidad (de iconografía católica) en los tebeos de superhéroes.

Llevó a Batman al negro total en su nuevo origen (“Batman año 1”) y en su desquiciado futuro (“El regreso del Señor de la Noche”). Harto de que las grandes editoriales Marvel y DC se forraran a su costa, emprendió su carrera como autor independiente.

Se acercó con poco éxito al cine como guionista de “Robocop” 2 y 3, pero entró en los cómics de los 90 con su violento género negro, “Sin City”, que llevó al cine en 2005 Robert Rodríguez en una exitosa adaptación cofirmada, fiel a sus viñetas.

El año pasado el trasvase al cine de “300” con similares criterios fue un taquillazo. La industria del cómic tiembla en la espera de la siguiente obra de este tipo visceral, partidario de la guerra de Irak, que azota a la corrección política y a los columnistas carcas. Eisner y Miller se conocieron, respetaron y discutieron. Hoy, Miller tiene la última palabra.

Javier CuErvo

Vía FarodeVigo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: