Se fue Eartha Kitt, la primera Gatúbela negra

Eartha Kitt, la primera Gatúbela negra, se fue la Navidad pasada llevándose con ella al menos una de las nueve vidas de uno de los personajes más ambiguos e hipnóticos de la historieta y la televisión. Su estilo como cantante ya era conocido por su gatunidad, como un ronroneo sensual, cuando se calzó el traje ajustadísimo, siempre sugerente y algo leather de la eterna y felina némesis-y-amante, convirtiéndose en el improbable reemplazo de la mucho más conocida y hoy de culto Julie Newmar para el Batman camp, pop –¡y crash!– de los ’60.

Una de las anécdotas más famosas que rodearon su leyenda estaba protagonizada por Orson Welles, quien la llamó “la mujer más excitante del mundo” y, actuando en consecuencia, la mordió en un hombro en escena, durante la representación de una obra teatral a principios de los ’50. Con raro nombre de Madre Tierra, Eartha habrá parecido inmortal para muchos, y algo de eso hubo: cuando se despidió tenía ya 81, es decir, nueve por nueve; muchas vidas, y dejando no una sino tres autobiografías, la última de las cuales, publicada en 1989, se tituló apropiadamente Todavía estoy aquí: confesiones de una gatita sexual. No le faltaban –desde su concepción por la violación de un hombre blanco a su madre de sangre cherokee y afroamericana– historias para contar.

A seguir desde Página/12

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: