El Capitán Trueno sin censura

truenocolor1

Cuando, en 1969, se reeditaron en color las aventuras del célebre guerrero, los censores decidieron que el Capitán Trueno tenía que ser más políticamente correcto. De algunas viñetas se quitaron cadáveres. De otras, flechas o palabras presuntamente malsonantes. Un libro rescata ahora los comics tal y como debían haber aparecido hace 40 años.

Si uno se pone delante de cualquier hombre español que ronde los 50 años, no hay más que pronunciar dos palabras, «capitán» y «trueno», para que se le ilumine la cara. Y, por muy ex ministro y cabeza de lista para las elecciones europeas, muy catedrático, poeta y profesor del CSIC, muy cocinero de éxito, muy fontanero o muy rock star que sea, si se le explica que van a editar sin censura, y tal como debería haber sido, Trueno Color (la edición de Capitán Trueno de 1969), muestra un entusiasmo desmedido, infantil. Una ilusión que le hace volver a esa euforia de estar en su cuarto, tumbado en la cama, viajando con el personaje creado por Víctor Mora y dibujado por Ambrós y luchando contra las injusticias del mundo…

Eso sí, con la espada envainada, porque la censura de la época prohibía que en los comics para niños apareciera una escena violenta «o que de alguna manera pueda originar perturbación o desviación psicológica o educacional de los lectores», según rezaba el Estatuto de Publicaciones Infantiles y Juveniles de 1967.

El cabeza de lista del PSOE para las próximas Elecciones Europeas, Juan Fernando López Aguilar, lo explica magníficamente en el prólogo de la edición de 2006 del 50 aniversario de este tebeo. «Como tantos niños de los años 60», recuerda, «a finales de esa década, […] esperábamos cada semana a que llegara el sábado para acercarnos a aquel quiosco de Las Palmas donde comprábamos el Trueno Color, el Jabato y Mortadelo Gigante, que publicaba la serie de El Corsario de Hierro».

Pero además, López Aguilar, que es un magnífico dibujante y que publicará próximamente un libro con su obra gráfica, pone el foco sobre el carácter rupturista de la obra de Víctor Mora, porque el Capitán Trueno era un revolucionario. «Lo veo ahora como un eterno rebelde, guerrillero, partisano; como a un desheredado en ruta, a caballo, que huye de comodidades, siempre dispuesto a volver a empezar».

Efectivamente, Víctor Mora, guionista y creador del personaje, veía en este héroe a un transgresor y reconoce que proyectaba en él la libertad que le faltaba. «El Capitán Trueno viajaba por donde yo hubiera querido ir», confiesa.

A seguir desde ElMundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: